Entrenament a l'inodor

Mojarse y ensuciarse a vecas persiste hasta que el niño está en la escuela. Pero con un buen programa de entrenamiento se le puede enseñar al niño antes de que entre en la escuela.

La mayoria de los niños se entrenan por una combinación de imitación, presión de los padres, malestar, y suerte. Pero si un niño no está teniendo progreso en su entrenamiento en la forma usual, entonces para cuando el niño tenga 3 años y medio, 4 o 5, los padres pueden decidir tratar un programa más detallado y sistemático de entrenamiento. Cuando Ud. decida a entrenar su niño, no deje que duerma siestas. Para comenzar, póngalo en el inodoro con intervalos regulares (cada media hora u hora) y anímelo a que se quede sentado por varios minutos.

Prémielo por hacer sus necesidades en el inodoro con alabos o su juguete favorito, o con una estrella en el tablón de estrellas. Usando una bacinilla de las que tienen música puede aumentar el interés del niño en hacer sus necesidades y puede servir para que el niño preste más atención en lo que está haciendo. Si el niño tiene un accidente, regañelo. Ud. quizás querrá que el niño le ayude a limpiar y lavar sus pantalones. Si este sistema tiene éxito y el niño no se ensucia entre sentadas en el inodoro, gradualmente aumente el tiempo entre sentadas. Enséñele al niño a usar la palabra “toilet” u otra palabra que indique su deseo de ir al inodoro. Con suficiente tiempo la mayoría de los niños le dirán cuando tienen que ir al inodoro.

Este método de entrenamiento por hábito puede no servir para todos los niños, y si Ud. encuentra que el número de accidentes no ha bajado después de darle suficiente tiempo a la prueba (varias semanas o meses) otros métodos pueden ser necesarios. Un método sería una alarma en el pantalón. Esto consiste en un paño absorbente que se pone dentro del pantalón del niño y se conecta a una pequeña alarma que se fija a la ropa del niño. Si el niño moja el paño, la alarma suena.

Entonces se lleva al niño al inodoro para que termine de orinar. Esta técnica se ha usado con mucho êxito en niños de diferentes edades. Algunos padres pueden preocuparse que si sus niños SW reacciónan a sonidos podrían incomodarse por el sonido de la alarma. El hecho es que sabemos de un número de niños SW  han usado este sistema sin dificultad. Pero si Ud. piensa que el sonido de la alarma puede traerle problemas a su niño, deje que el juegue con la alarma por unos dias para que se acostumbre al sonido de ella, antes de usarla como ayuda en el entrenamiento para inodoro. Un sicólogo o miembro del departamento de salud le puede acercar una alarma e información de cómo usarla, o puede sugerir otros métodos para tratar.

Si su niño se orina en la cama durante la noche, Ud. podría primeramente introducir un tablón para estrellas, donde Ud. lo premia con una estrella y muchos alabos si la noche anterior no se orinó en la cama. Nigún sistema va a funcionar de inmediato, y puede tomar varias semanas para que esta estratégia tome efecto. Otro sistema en contra del mojar la cama es el uso del paño absorbente. Si el niño moja el paño, la alarma lo despierta, y entonces el puede ir (o ser llevado) al inodoro para terminar de orinar. Premiar al niño por noches secas pueden ser usadas, ya sea con estrellas o juguetes.

Eseñando control de la vejiga a veces indirectamente resulta en lograr controlar los intestinos. Si el ensuciarse continúa siendo un problema, entonces durante varias semanas o meses anime a su niño a sentarse en el inodoro o escupidera por varios minutos cada vez que sea probable que sienta hacer del baño (por ej. después del desayuno), y use el sistema de premios cuando haga sus necesidades en el inodoro y regaños si lo hace en el pantalón.

Puede que le ayude el buscar consejo del departamento de salud o la clínica de ayuda para niños sobre usar el método más apropriado con su niño en el entrenamiento de inodoro. Además, si su niño va una escuela o grupo fuera de la casa, pídale al supervisor la cooperación en mantenar consistência en el sistema de entrenamiento de inodoro.